Su primera sonrisa

La primera vez que lo cogió en brazos, experimentó una sensación extraña, de amor, ¿tal vez? Si eso era el amor en mayúsculas, nunca lo había experimentado hasta ese preciso instante.

Miraba a su primer hijo y después a su mujer y no podía dejar de sonreír, pues la felicidad le inundaba.

En ese preciso momento, recordó el primer día que conoció a su esposa, no recordaba cómo iba vestida, ni dónde se conocieron, tal vez en ese parque donde disfrutaba de sus fines de semana, o era en su cafetería favorita, en esos momentos era incapaz de recordarlo. Pero lo que sí recordaba con una claridad nítida era su sonrisa, y desde esa primera, sabía que le traería muchas más, y no se equivocaba pues ahora observaba dos idénticas sonrisas.

Publicado por Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: