Y así sin más, se fue

Y se fue, así sin más, dejando lo que más quería, a nosotros. Se fue con la lección bien enseñada, pues él siempre fue un gran docente.

Se fue, sabiendo que esta vida es finita y que todo lo que tenía que enseñar ya lo había enseñado.

Se fue, tal como llegó, con mil y una preguntas sobre el funcionamiento del mundo. Quizá hubiera querido aprender más, pero ya no tuvo tiempo.

No obstante, se fue sabiendo que su amor y cariño, siempre fueron correspondidos y eso hacía que compensara el no entender esas modernas tecnologías.

Y sobre todo, se fue con la frase que tantas, y tantas veces repetía: “apréndetelo ya, que algún día yo no estaré aquí para recordártelo”.

Pero no se fue solo, se fue con su compañera de vida, a la que tanto admiró y tanto amó.

Ellos dos, nos enseñaron una de las lecciones más bonitas de la vida: a pesar de las discrepancias, siempre volvían a estar juntos.

Publicado por Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: