Fuego en sus manos

Sintiendo el fuego en sus manos.

Ese fuego le penetraba hasta lo más hondo de sí mismo y le gustaba, le hacía sentirse vivo, con esperanza; sensación que desde hace ya varios años no la experimentaba y volver a sentirla otra vez, provocaba en él una sensación extraña, que sin lugar a dudas, quería que se volviera a repetir una y mil veces más.

Hace ya un tiempo, que perdió todo lo que amaba: su trabajo, amistades; pues conscientemente se fue separando de ellos, no quería que lo recordasen como el amargado en el que se estaba convirtiendo, y decidió tomar a la soledad como su compañera inseparable.

Hasta que un día algo cambió en su rutina de ermitaño. Y un viejo amigo, de esos que aunque los quieras abandonar, ellos, nunca se darán por vencidos y siempre estarán ahí. Llamó a su puerta, entonces al verlo descubrió ese fuego en sus manos.

Publicado por Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: