Secuelas de una enfermedad

Después de pasar por muchos médicos, todos le comentaban lo mismo que se recuperaría dentro de poco, que se encontraba bien, que lo único que tenía que hacer es esperar a que su cuerpo se fuera recuperando, y que así, poco a poco, conseguiría ser la de antaño, pues ya ha pasado por una enfermedad bastante grave y ahora solamente falta esperar a recuperarse.

Pero parecía que esa recuperación no llegase nunca, parecía que los días se tornasen grises y nunca despejasen.

Poco a poco se da cuanta que ya no era la que era, esa persona quedó atrás. Sus ganas de vivir, de luchar, de reír e incluso de perdonar, habían desaparecido ya no tenía ese ímpetu que tanto la caracterizaba, ya no salía de fiesta con sus amigos, pues no conseguía seguirles el ritmo. Ni tampoco participaba en las reuniones familiares, ya que se alargaban en demasía.

Nunca se hubiera imaginado que aquellas personas que la apoyaron en sus momentos más duros, ahora, fueran ellas las que no comprendían que este es un proceso  lento y doloroso. Quizá fuera porque se cansaron de la chica en la que se ha convertido, pues las ganas de luchar y de pelear habían desaparecido y ahora se centraba en sobrevivir.

Hasta que un día se levantó con ganas cambiar su vida. Se había cansado de esperar ese lento y doloroso proceso de recuperación, y cambió el color del cristal por el que veía su vida, pues decidió por ella misma que este era su momento, que su recuperación ya había llegado, que asumía las recaídas que tendría por el camino, pero no le importaba, pues quería disfrutar de todo lo que se había perdido.

Publicado por Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: