Amargas despedidas

Si alguien me pregunta qué es, lo que peor llevo de mi enfermedad, sin lugar a dudas responderé: no poder estar en la última despedida de ese ser querido, es decir, no asistir a su funeral.

Entiendo, que con el estado de alarma, no se puedan celebrar grandes funerales, ni tampoco pequeños. Pero comprendo perfectamente, la soledad y la tristeza de los familiares que han perdido a sus seres queridos. Y es aquí, cuando un abrazo, es una de las mejores medicinas. Y ahora, hemos cambiado ese deseado abrazo, por palabras de consuelo a través del teléfono.

Hemos tenido que cambiar, la forma de despedirnos de nuestros seres queridos, pero lo que nunca olvidaremos es lo que ellos, nos han enseñado.

Publicado por Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: